Laberinto de pasiones

El blog de zahorin

Hay tantas verdades como personas y circunstancias

Julio del 2007


Sobre la adicción al alcohol y las drogas. ¿Eximente o agravante?

Publicado el 31 de Julio, 2007, 10:37. en Reflexiones.
Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

He leído en numerosas ocasiones que la ingesta de alcohol o drogas se considera una eximente.

Demasiada gente asocia beber alcohol con la diversión.

Me he emborrachado un par de veces, cuando era adolescente, y he bebido más de la cuenta algunas otras. NUNCA me ha dado por hacer daño a nadie. Como máximo he reído más y he cometido alguna tontería más de lo habitual.

Lo mismo cabe decir de otras personas que he conocido. Mi padre era y murió alcohólico y nunca le ví hacer daño a nadie, ni tan siquiera insultar.

En los últimos años, cada vez con mayor frecuencia, declino acudir a algunas celebraciones precisamente por la ingesta de alcohol que suele llevar relacionada. Puedo controlar no emborracharme, pero, con la tentación continua frente a mí, durante horas, me resulta muy difícil evitar estar al día siguiente con la mente algo embotada y eso sí que no me gusta nada. Mi día después de las celebraciones con abundante ingesta de alcohol son perdidos, no puedo hacer las cosas habituales: deporte, lectura comprensiva, etc.

Cuando era un adolescente me encontré con un conocido dos fines de semana consecutivos. Estaba bebido y me molestó pidiéndome cosas, pesadamente y en un tono desagradable. Como entonces yo tenía poca paciencia recuerdo que la segunda vez le espeté, muy en serio, que no le iba a tolerar más esa actitud, que si no era capaz de controlarse con la bebida que no bebiera y que la próxima vez que me molestara usaría algo más contundente que las palabras. A pesar de estar beodo me entendió a la perfección y no volvió a incordiarme. Como curiosidad aproximadamente un año antes, a este individuo le salvé de una paliza muy grave que le estaban propinando a patadas por todo el cuerpo. A pesar de no ser “santo de mi devoción”, me pareció tan cruel la tunda que decidí interceder por él. Sólo quise separarles, pero el agresor se lo tomó a mal. Supongo que pensaba que yo era demasiado atrevido por osar contradecirle ya que era menor que él y no acudía a un gimnasio que él si frecuentaba. Debía mantener su “prestigio” de tío duro. El caso es que tuve que defenderme también de su furibundo ataque. La verdad es que aquel tipo se merecía la reprobación por su actitud siempre desagradable, pero es que creía que lo iba a matar de tan salvaje que le aplicaba el “castigo” dándole patadas y tirándole por unas escaleras.

Cuento todo esto porque me parece que la ingestión de drogas o alcohol rara vez debería considerarse una eximente, sino agravante. El que no pueda tomarlas que no lo haga. Si nadie les obliga a ello. Además, como os he contado, el ebrio sí me entendió, por lo que sabía lo que estaba haciendo.

Por otro lado he observado cierta costumbre en muchos padres de enseñar a los niños que después de hacer cualquier cosa basta con decir lo siento. Los adultos también captan el mensaje.

Si a eso le sumamos que a algunas personas les cuesta poco encontrar excusas por muy peregrinas que éstas sean, que los medios de comunicación airean los peores comportamientos del ser humano convirtiéndolos en protagonistas, que se convierten en víctimas a los verdugos, que se mantiene una equidistancia de lo bueno y de lo malo, que sólo se critica lo políticamente incorrecto en cada momento; etc. El futuro es sombrío. Al menos en lo que a convivencia social y armoniosa se refiere.

 

Desde hace pocos años he dejado también de beber alcohol habitualmente con las comidas. Eso lo hice para no dar un mal ejemplo a mis hijos. Me parecía incoherente decirles que evitaran el alcohol y que me vieran todos los días, en todas las comidas, bebiendo vino y cerveza. Ahora solo bebo cuando salgo fuera y ocasionalmente en casa.

En contraste yo tomé vino desde muy corta edad, incluso como alimento. Todavía recuerdo las sabrosísimas catas de pan con vino y azúcar que mi madre me enseñó a preparar para merendar. La cultura mediterránea siempre ha estado vinculada al vino y al aceite.

Muchos podemos recordar como se publicitaban en la televisión bebidas alcohólicas recomendándolas para los niños como las kinas San Clemente y Santa Catalina.

La violencia asociada al alcohol es más propia de los anglosajones. Mi experiencia es que el alcohol desinhibe nuestro carácter mostrando buena parte de lo que solemos ocultar o aminorar por cultura o educación. Así, los que son violentos o desagradables acentúan esas características cuando están bebidos. Los amigos que tenía pendencieros lo eran más cuando estaban bajo la influencia del alcohol. A los que no lo eran el alcohol no hacia aflorar en ellos violencia alguna.


TEST ¿Tienes seguridad en ti mismo?

Publicado el 23 de Julio, 2007, 19:42. en Reflexiones.
Comentar | Comentarios (31) | Referencias (0)
Etiquetas:

Si no tenéis miedo al resultado aquí tenéis un enlace para realizar un test sobre seguridad en ti mismo.

Yo lo he hecho porque tenía absoluta seguridad de lo que iba a salir. Jajajajajajajaja.

No. Es broma. Me lo imaginaba, pero no lo sabía.

De todas formas esa seguridad la he ido consiguiendo con el tiempo.

En realidad creo que siempre he tenido una seguridad en mi mismo instintiva, pero mi tendencia natural a escuchar opiniones ajenas y a la empatía me hicieron dudar de ello durante muchos años. Hasta que “cogí el toro por los cuernos”, analicé la situación, con detalle, miré a mi alrededor, miré hacia atrás los resultados de mis decisiones y … ¡me quedé sorprendido de los resultados tan exageradamente positivos de dichas decisiones! A partir de ahí siempre he tenido el suficiente grado de confianza y autoestima para vivir mejor y “saborearlo”. No se si los demás pueden llegan a imaginar la sensación tan placentera y reconfortante que se experimenta con un grado de seguridad por el que no te asusta “casi” nada, y se considera una oportunidad de nuevas experiencias y sensaciones los cambios, por duros y apabullantes que éstos parezcan.

Supongo que debe ser igual que sentir el “placer de la venganza”. Muchas veces he pensado que debe ser “dulce”, pero soy absolutamente incapaz de ello. Personas hay que han tratado de hacerme daño, sin provocación previa por mi parte. Después las he tenido a mi merced y no sólo no me he vengado, sino que las he ayudado. No se merecen ni un minuto más de mi precioso tiempo. Sin embargo conozco otras personas que por cualquier nimiedad manifiestan un rencor enorme y tratan de vengarse a toda costa.

He llegado a la conclusión de que no soy vengativo por mi proclividad natural a seguir la “Ley del mínimo esfuerzo”. ¿Para qué voy a molestarme en “castigar” a alguien si ya no es enemigo a temer? La experiencia me ha demostrado que esa es la actitud más inteligente porque algunas de esas personas después han llegado a respetarme mucho. Aunque, en honor a la verdad, tengo que reconocer que esas personas no son fiables y hay que estar siempre precavido con ellas ya que suelen disfrutar haciendo daño a los demás.

 

Nota: El test sale en una ventana aparte, por lo que si tenéis habilitado, como yo, una opción para evitar las ventanas de publicidad tendréis que activarlas para esta dirección. No es publicidad.

 

 

http://www.pulevasalud.com/subcategoria.jhtml?ID_CATEGORIA=100367

 

A continuación está el resultado de mi test. Te aconsejo que, si quieres hacer el test no leas todavía mis resultados, porque podría desvirtuar tus propios resultados.

Después, si quieres, vuelves aquí para leerlo.

TEST ¿Tienes seguridad en ti mismo?  

La seguridad en uno mismo afecta al modo en cómo nos sentimos y nos comportamos. Nos ayuda a pisar fuerte en la vida, a actuar con confianza, a tomar decisiones importantes, y acaba por influir inevitablemente en nuestra felicidad. Las situaciones que te proponemos a continuación te ayudarán a averiguar si eres una persona con confianza en ti misma, o si por el contrario te dejas llevar por la inseguridad.
Descúbrelo contestando a las siguientes 15 preguntas:

1. ¿Cómo te manejas a la hora de tomar decisiones?

a. Evitas analizar la situación y decides lo primero que se te ocurre.

b. Valoras las ventajas e inconvenientes y después decides.

c. Eres muy indeciso. Nunca estás seguro de las decisiones que tomas.

 

2. ¿Te encuentras rodeado de gente con la que te sientes infravalorado?

a. Nunca te has sentido infravalorado o rechazado por los demás.

b. Evitas estas situaciones, te sientes muy incómodo.

c. Intentas demostrar lo mejor que hay en ti, de esta forma te apreciarán más.

 

3. ¿Le das importancia a la opinión que los demás tienen sobre ti?

a. Sí, por lo que intentas siempre dar una buena impresión y sacar lo mejor.

b. Las únicas opiniones que te importan son las de la gente que te quiere.

c. Solamente estás pendiente de la impresión que causas en algunas personas.

 

4. En el trabajo te corrigen por algo que no has hecho bien:

a. Es horrible haber cometido ese error. No te puedes permitir equivocarte.

b. Intentas justificarlo de alguna forma.

c. Pides disculpas e intentas corregir lo que está mal.

 

5. ¿Tienes facilidad para expresar tus sentimientos cuando lo necesitas?

a. Evitas manifestarlos por miedo a que sean ridiculizados por los demás.

b. Eso es algo que sólo hacen los débiles, por lo que evitas que los descubran.

c. No tienes ningún problema en expresar lo que realmente sientes.

 

6. Trabajas en equipo y se descubre que alguien ha cometido un error:

a. Intentas averiguar si el error ha sido tuyo y, en caso de ser así, rectificas.

b. Piensas que lo más probable es que seas tú el culpable.

c. Echas la culpa a los demás, es muy difícil que tú te equivoques.

 

7. ¿Tienes miedo a lo desconocido?

a. En absoluto, te encantan los riesgos y conocer cosas nuevas.

b. Ante la novedad, sueles mantener una actitud reservada y distante.

c. Te da mucho miedo desconocer si vas a ser capaz de adaptarte a nuevas situaciones.

 

8. ¿Tiendes a compararte con los demás?

a. Siempre te estás comparando con los demás.

b. Es absurdo. Cada uno es diferente y eso es lo que nos hace ser especiales.

c. A veces no puedes evitar hacer alguna comparación.

 

9. Te encuentras en una reunión con amigos...

a. Haces todo lo posible por ser el centro de atención.

b. Es un buen momento para divertirte y conocer gente nueva.

c. Coges a una sola persona para hablar e intentas pasar inadvertido.

 

10. Tu jefe te encarga un trabajo de mucha responsabilidad.

a. Aceptas pensando que nadie va a hacer ese trabajo mejor que tú.

b. Intentas hacerlo lo mejor que puedes.

c. Te desesperas pensando que no vas ha ser capaz de hacerlo.

 

11. Cuando recibes algún elogio por parte de los demás...

a. Siempre es agradable que los demás nos elogien.

b. Te da mucha vergüenza y no sabes cómo reaccionar.

c. Piensas que lo hacen para quedar bien.

 

12. ¿Sueles dar tu opinión cuando estás con un grupo de amigos?

a. No sueles opinar, tienes miedo a que resulte ridículo lo que opinas.

b. Te gusta opinar y expresar lo que piensas.

c. Solamente si coincide con lo que opinan la mayoría.

 

13. Estás en una fiesta y se te cae una copa al suelo...

a. Te invade una sensación de malestar, es lo peor que te podía pasar.

b. Intentas limpiar el suelo y recoger los cristales.

c. Procuras culpar a alguien por empujarte.

 

14. ¿Sueles pedir opinión a los demás sobre la mayoría de tus decisiones?

a. A veces pides otra opinión, pero al final siempre decides tú lo que debes hacer.

b. Las opiniones ajenas sólo sirven para liarte más de lo que habitualmente estás.

c. Siempre lo haces, tú solo te sientes incapaz de hacerlo y te puedes equivocar.

 

15. ¿Intentas complacer y agradar a los demás?

a. No tiene sentido estar pendiente de agradar a los otros, no te lo van a agradecer.

b. Darse a los demás es una forma de enriquecerse uno mismo y las relaciones.

c. Intentas complacer a los que te rodean por miedo a perder su afecto.

 

RESULTADO DE MI TEST:

PUNTUACIÓN:40

Esta puntuación indica que tienes una gran habilidad para encontrar la felicidad dentro de ti y asumes la responsabilidad de tus actuaciones y sentimientos.

En general te enfrentas a la vida con seguridad y firmeza, y ante los problemas y conflictos sabes encontrar las soluciones oportunas.


¿El secuestro de El jueves refleja malicia o ignorancia? Encuesta

Publicado el 23 de Julio, 2007, 17:54. en General.
Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Me ha sorprendido el secuestro de la revista satírica "El jueves" a estas alturas y en democracia y me ha hecho recordar otros tiempos y otros secuestros de revistas satíricas como "Hermano lobo", "La codorniz". ¿Vuelve la censura previa?

Según dicen algunos medios de comunicación el secuestro se ha producido por injurias a los príncipes de Asturias.

Algunos de esos medios lo tildan de atentado a la libertad.

Personalmente no veo injuria alguna en esa viñeta, tanto en su parte gráfica como en su texto.

Por mi parte me parece una portada zafia y de una evidente falta de respeto, pero no hace crecer en mí ningún sentimiento anti monárquico. Son otras cuestiones las que han hecho mutar de Juan Carlista a republicano, en las que no voy a entrar ahora. Nunca me ha hecho gracia alguna que alguien tenga privilegios especiales hereditarios de corte político.

Por otra parte no se de qué nos sorprendemos. En los últimos años no veo sino crecer la falta de respeto a las personas, y el éxito de los programas basura lo corrobora. Al menos El jueves es coherente con su línea editorial. Es una revista satírica y se dedica a eso. A transgredir. A veces atraviesa algo la línea del buen gusto, pero eso es relativo. Lo que a unos ofende a otros hace reír. Tienen su público y sus lectores. No me parece que socaven los cimientos de ninguna Institución.

A mi parecer tanto Cándido Conde Pumpido como el juez Del Olmo le han hecho un flaco favor a la monarquía que dicen defender.

Si he de confiar en su buena fe de que lo han hecho para la defensa de la Institución del Estado he de concluir que son tontos o muy ignorantes acerca de la sociedad actual y los medios de comunicación, donde cualquier prohibición se convierte en una enorme caja de resonancia que en pocas horas consigue que lo que se quería tapar multiplique su difusión a millones de personas en todo el mundo, porque no hay nada que pique más la curiosidad a las personas que las cosas prohibidas.

Si no ignoran estas circunstancias de la Sociedad actual la conclusión aún es más grave. Parecería que lo han hecho de mala fe para perjudicar a la Institución que dicen defender, con una excusa legal.

Quizás se me escape alguna otra alternativa que no alcanzo a comprender.

Y esto ha sucedido gobernando el Partido Socialista. Se supone que el fiscal general Cándido Conde Pumpido sigue las instrucciones y directrices del Gobierno.

Pues nada, a seguir secuestrando. Así nos conoceremos mejor de que pie cojeamos. ;-)

Los republicanos deben estar frotándose las manos. Yo creía que la monarquía española se llevaba muy bien con el PSOE. ¿Qué nombre reciben aquellos que realizan actos contra sus propios intereses?