Laberinto de pasiones

El blog de zahorin

Hay tantas verdades como personas y circunstancias

22 de Abril, 2007


Mercados, super e hipermercados

Publicado el 22 de Abril, 2007, 20:23. en Consumo. Derechos.
Comentar | Comentarios (3) | Referencias (0)
Etiquetas:

Nuestras ciudades están llenas de mercados y mercadillos donde se venden todo tipo de cosas.

Especialmente los mercadillos tienen un éxito impresionante. Cerca de Torrevieja el mercadillo de "El campico" es visitado por gente desde 50 Km alrededor. Los mercadillos de ropa, alimentos, productos usados, etc., que se instalan en las calles de nuestras ciudades suelen ser visitados por miles de clientes, vecinos y paseantes. Incluso muchos se celebran los domingos.

Personalmente prefiero los grandes comercios porque suelo encontrar mejores precios y, sobre todo, suelen tener las tablillas de precios puestas, como obliga la ley. No me gusta tener que preguntar por todos y cada uno de los productos en los que esté interesado. Tampoco me gusta que el propietario mire con mala cara si no le compro. En los comercios grandes, como son empleados, no suele suceder.

De todas formas, como dice Martín, lo mejor es tener de unos y otros para elegir según gustos o circunstancias.

También quiero incidir en otras circunstancias:

1. Los mercados municipales tradicionales suelen estar subvencionados, en mayor o menor medida por los ayuntamientos, con lo que todos colaboramos con nuestros impuestos a su supervivencia, tanto si compramos en ellos como si no. Lo cual a mí me hace poca gracia, porque a cambio no recibo ningún servicio mejor, sino peor, en mi caso. No suelen tener los precios puestos y casi siempre son más caros a igualdad de calidad que el hipermercado donde compro habitualmente. Aunque esto no siempre es así ni para todos los productos.

2. Debido a la escalada exagerada de precios de los últimos tiempos los responsables políticos deberían usar lo que se llaman “reguladores de precios”. Os pondré un ejemplo:

En mi ciudad se creó hace muchos años un mercadillo de agricultores que se celebraba una mañana a la semana en una ubicación céntrica. A los agricultores no se les cobraba, ni se les cobra, ningún importe por la utilización del espacio público ni se les obliga a tener el carné de manipulador de alimentos, etc. A cambio de esto los agricultores debían vender sus productos como máximo al precio superior vendido en Lonja, y les estaba prohibido vender productos no incluidos en su cartilla agrícola.

He de aclarar que actualmente no se controla esta contraprestación a los agricultores por desidia, o interés desvirtuado, de los responsables políticos. Además estos mercadillos se han multiplicado y ahora se ponen 6 días a la semana en casi todos los barrios de la ciudad. También se han incorporado a ellos otros tipos de puestos, incluidos los de colectivos deprimidos socialmente, propuestos por el departamento de Bienestar Social, y que suelen dedicarse a estos menesteres. Ahora mismo muchos de ellos son más comerciantes que agricultores ya que compran mercancías y venden productos no cosechados por ellos.

La cuestión es que creo que todos los comerciantes subvencionados deberían actuar como reguladores de precios de forma similar a lo expuesto. Eso sí, haciéndose cumplir las normas.


El crecimiento económico social español

Publicado el 22 de Abril, 2007, 18:12. en General.
Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

De nuevo la lectura de una entrada de Martín Varsavsky Los franceses son patriotas, los españoles hacen patria, me ha hecho escribir algo al respecto.

Como suele sucederme encuentro parte o mucha razón en cada una de las intervenciones.

En unas cosas nos va mejor que a Francia y, en bastantes otras, nos va peor.

Ahora bien, teniendo en cuenta que venimos de una autarquia y soledad política, sin ayudas externas desde la guerra civil, tampoco nos va tan mal. También casi toda Europa recibió ingentes ayudas con el plan Marshall que, por supuesto, beneficiaba a las empresas de EEUU, faltaría más.

Estamos donde estamos y somos lo que somos, con virturdes y defectos, como todo el mundo. Lo importante es que seamos capaces de compatibilizar nuestras virtudes y defectos y crecer positivamente, y no sólo económicamente.

Hasta ahora lo estamos haciendo bastante bien, comparado con el resto del mundo, aunque podemos, y debemos, mejorar. No creo que me equivoque mucho si afirmo que casi todo el mundo admira y envidia a Europa, y eso que nos hemos pasado los siglos enfrentándonos y moviendo fronteras continuamente.

Personalmente preferiría mejorar las relaciones sociales y políticas priorizándolas sobre las económicas. A pesar de ser casi un mileurista creo que vivimos muy bien y nos sobran demasiadas cosas materiales. También deberíamos volcarnos más en ayudar a tantos millones de personas que pasan hambre y miseria, pero para enseñarles a "pescar" no a darles el pescado. Claro que eso es difícil hacerlo bien sin que parezca neocolonialismo. Hasta ahora la mayor parte de las ayudas se quedan en bolsillos de poderosos, funcionarios, militares, etc.

Sobre el reactor de fusión nuclear que se menciona, su nombre es ITER. En esta página podéis encontrar esta entradilla:

"A largo plazo, la fusión nuclear abre la perspectiva de un suministro casi ilimitado de energía limpia. Gracias a los avances registrados en los últimos años, la investigación y el desarrollo de la energía de fusión han alcanzado un punto que permite contemplar un progreso efectivo hacia la demostración de la producción de energía a partir de la fusión nuclear. El reactor termonuclear experimental internacional, importante instalación experimental que debe demostrar la viabilidad científica y técnica de la producción de energía mediante la fusión, constituye una etapa decisiva para alcanzar los objetivos principales del programa europeo y de otros programas mundiales sobre fusión."

España consiguió una subsede para Barcelona de la Agencia Europea de Fusión que se encargará de controlar todos los contratos para la construcción, aportación industrial y el desarrollo de I+D del reactor experimental de fusión termonuclear industrial (ITER) de Cadarache (Francia).

La propuesta española era que se instalara en Vandellós, Tarragona. Hasta el último momento España tenía muchas opciones de conseguir la sede principal. Esto ya es de por sí meritorio e impensable años atrás. El Gobierno español retiró la candidatura para tratar de asegurarse la sede de Barcelona.