Laberinto de pasiones

El blog de zahorin

Hay tantas verdades como personas y circunstancias

17 de Enero, 2007


El Montgó - Dénia

Publicado el 17 de Enero, 2007, 19:24. en Senderismo, rutas GPS.
Comentar | Referencias (0)

El Montgó - Dénia
En esta ocasión no muestro los datos estadísticos, porque se han mezclado en el GPS, con otra ruta posterior y ya no son fiables. Afortunadamente tenéis todos los datos en la página de RocaCoscolla, que es de donde saqué la información para hacer la ruta. Es una web muy interesante para todo el que le guste el senderismo y la montaña.
Aquí tenéis el perfil de la ruta, algo diferente a la de Rocacoscolla.




















Aquí la foto, por satélite, de la ruta realizada en el Montgó el sábado 13 de enero de 2007.


























































Otra de la misma ruta, con otra perspectiva en la que se aprecia el puerto y la mayor parte de Denia.


























































Gracias a las indicaciones de la web de RocaCoscolla llegamos fácilmente al comienzo de la ruta, aunque hasta la vuelta no vimos la ermita del Pare Pere. Hay poco espacio para estacionamiento aunque nosotros no tuvimos problemas, pero en verano puede ser muy distinto.
Aquí está el comienzo de la ruta y a José Luis "estudiándola", antes de hacerle frente.








































Al comienzo del camino nos sorprendió encontrar una especie de largas paletas metálicas colgando de soportes de madera que nosotros hemos interpretado como utensilios para recoger caca de perro. Algunos de ellos tenían nombre en el soporte. Lo que ignoro es si esos nombres pertenecen a personas o a sus perros ;-) y si son de uso particular o público. Desde luego están de acceso libre como ofreciéndose. A pesar de ello no paramos de encontrarnos montoncitos de mierda por el camino.

Aquí están Ángel y José Luis, muy sonrientes, frescos y lozanos, antes de emprender la ruta. No sabían lo que les esperaba. Jajajaja. No, no os asustéis. La ruta es bastante llevadera. Algo larga, pero no dura.







































El comienzo es por una pista muy amplia y bien conservada. Se nota que es un sitio turístico. Nos desviamos para ver la cueva del agua, una construcción cilíndrica destinada a almacenar agua, horadada en lo alto e interior de la montaña. A partir de aquí ya son sendas que en algunos pequeños tramos casi desaparecen porque hay solo roca. Hay algún cartel indicando el nombre de flora autóctona. Justo antes de la entrada de la cueva del agua hay unas inscripciones romanas, en la roca y protegidas por un enrejado metálico.
En todo momento, durante la ruta, se disfruta de unos paisajes espectaculares. El montgó es una mole maciza de roca con un aspecto singular y cumbre chata. Es todo matorral, con ausencia casi total de árboles motivado, según me dicen, por un incendio hace pocos años.







































Aquí estoy yo en la cumbre, con el puerto de Dénia al fondo. Con un poco de esfuerzo incluso se puede apreciar el barco que está atracado en el puerto que hace la ruta desde Dénia a Ibiza. Por cierto que se apreciaba Ibiza desde lo alto del Montgó. O al menos eso nos pareció a muchos de los que allí llegamos a juntarnos. Nosotros llegamos los primeros, pero inmediatamente empezaron a llegar guiris y algún español desde el sendero que está frente a Jávea. La mayoría de la gente subía por este sendero y volvía a bajar por él.
Desde arriba se aprecia perfectamente tanto el Puig Campana como la sierra de Aitana.
También se ve el cabo San Antonio ya que estamos justo al lado.
En cuanto a poblaciones, están al lado y se ven justo abajo tanto Dénia, como Jávea y Gata de Gorgos.







































Después de tomar algún alimento y disfrutar del paisaje retomamos la ruta para realizar una bajada impresionante, con un desnivel muy acusado en continuo zigzag y bordeando varios cortados, especialmente al principio de la bajada. Esto lo podéis apreciar mejor en la primera imagen con el perfil de la ruta. Varias veces sentí que parecía imposible seguir bajando por que a pocos metros solo se veía un cortado y el vacío, hasta que llegabas a algo que parecía un sendero, porque casi todo es roca. Es la parte más divertida, para mí, de la ruta.
Tanto me "calenté" bajando que sobrepasé el punto de desvío hacia la cueva del camello y rodeo del Montgó y me fuí hacia el final del sendero, principio para los demás que vienen de Jávea. Así que tuve que volver sobre mis pasos para reunirme con los compañeros y visitar la espectacular cueva del camello.









































Desde aquí ya es rodear la montaña por un camino ancho y cuidado hasta volver donde dejamos el vehículo y viajecito a Elche donde me esperaba un delicioso cocido.